pexels-photo-117425

ME HE DEJADO VENCER

Creo que todos pasamos por experiencias donde nos sentimos vencidos; pareciera que no tenemos ganas de seguir luchando, y en verdad no la tenemos. En lo personal suelo estar en esta situación, es decir en el piso; con la cabeza agachas y con los puños en la tierra sin ganas de mirar hacia adelante, con el único deseo de dormir y que al otro día todo haya desaparecido o se haya arreglado. La verdad es bastante infantil mi reacción ante ciertos problemas que no sé cómo manejar.

Me acuerdo que cuando mi hijo Ariel era pequeño solía jugar a las escondidas y se tapaba los ojos y pensaba que de esa manera no le veíamos nosotros. Creo que en algunos momentos actúo igual, tratando de ignorar la situación para ver si desaparece. Pero es ahí cuando pienso que me dejo vencer. La derrota no siempre quiere decir perder una batalla, sino muchas veces, no hacer nada ante los problemas.

Una vez vi a un niño intentar subir a un árbol, estuvo varios minutos tratando y tratando, se cayó, se raspó, volvió a intentarlo hasta que lo logró. No subió mucho, pero para él fue todo un triunfo.

Nos cuesta reconocer que la mayoría de las veces que somos derrotados es por no intentar ir un poco más allá. Siempre pienso que hay que aguantar un poco más, porque quizá lo que esperamos o deseamos está a la vuelta de la esquina; a pocos pasos, sólo es cuestión de darnos unos minutos más. Pero como dije al comienzo, yo también me olvido de eso y me quedo de rodillas en el polvo.

Siempre hemos leído y hasta memorizado el pasaje de Isaías cuando habla de tener fuerzas como las águilas. Pero ¿te has fijado en lo que dice un versículo antes?. Dice que la razón de la fortaleza es que Dios no es como nosotros; Él no se cansa, no tira la toalla, no se rinde. Por eso es que va más allá de lo que nosotros podemos y aun nos da fuerza si lo necesitamos.

Isa 40:28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.
Isa 40:29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Cuando pienso en eso, mis rodillas se fortalecen y creo que tengo la oportunidad de mirar nuevamente hacia el frente, no por mí, sino por Aquel que no quiere verme derrotado y me da fuerzas. Inténtalo, confía en Dios y Él te dará de su fortaleza.

pexels-photo-172264

“Ya no es como antes”

Tu novio ya no es como antes; tus amigos ya no son como antes; tu barrio ya no es como antes y tu
vida ya no es como antes.
Nos cuesta mucho aceptar que las cosas cambian, que lo que un día era ideal para nosotros se
convierte en una rutina, en alguien más, en algo más. Extrañamos lo que fue, lo que vimos y ya no
vemos, y nos preguntamos ¿porqué las cosas cambian? Yo creo que es porque estamos en un mundo finito y limitado, y todo cambia.
Incluso nuestra manera de ver a Dios cambia. Cuando recién nos hablan de él todo es sorprendente, la Biblia parece el libro más increíble jamás escrito, la oración es más importante que las 3 comidas diarias. Disfrutamos todo lo que tiene que ver con crecer espiritualmente y deseamos aprender más, creer más, compartir más con otros, pero de repente un día tu vida cristiana ya no es como antes.
Ya no quieres agradecer a Dios por el pan que tienes frente a ti, los problemas son más grandes que tu fe y la esperanza que Dios te ofrece es tan solo un recuerdo vago entre una rutina que te absorbe. Le dedicas más tiempo a las cosas “importantes” porque ir a la iglesia es perder el tiempo, hay cosas más productivas que hacer que compartir con otros tu vida, tus luchas y tus desafíos.
Quizá este mensaje es para ti, lo dijo Dios hace unos años a un grupo que ya no vivía como antes:
Yo sé todo lo que haces, que trabajas duro y nunca te rindes, y que no aceptas a los malos. Has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero en realidad no lo son y te has dado cuenta de que son sólo unos mentirosos. Sé que resistes con paciencia y que por mi causa has soportado el mal trato, sin darte por vencido. Pero tengo esto en tu contra: has dejado a un lado el amor que tenías al comienzo. Así que recuerda dónde estabas antes de caer. Cambia y haz lo que hacías al principio.
-El mensaje del ángel a la gente de la iglesia de Éfeso.
Puedes lamentarte porque las cosas cambiaron, o esforzarte y hacer lo que hacías al principio. Como verás, el amor y las acciones están conectadas. Haz lo que hacías al principio, vuelve a ser curioso, vuelve a buscar, a preguntar, a dedicar tiempo. Si las cosas no son como antes, esfuérzate porque sean mucho mejores ahora. Eso no depende de Dios, depende de ti. Cambia y haz lo que hacías al principio, eso le dijo el ángel a la gente que lee este post.

problems

LA ESPERA DESESPERA

Es increíble lo difícil que es para el ser humano tener que esperar algo, hace unos años atrás escuchábamos un sonido particular al momento de hacer la conexión a internet y nadie se daba cuenta que llevaba varios minutos, pero ahora, si se demora más de 3 segundos, exclamamos: “¡está lenta esta tontería!”. En la medida que avanza nuestra modernidad nos vamos haciendo menos pacientes, todo debe ser inmediato y esto lamentablemente contagia otros aspectos de la vida, y no me refiero a ver los segundos que se demora en llegar un email sino a las áreas emocionales y hasta espirituales.
Un gran dilema entre los jóvenes hoy en día es la ansiedad por tener un noviazgo, pareciera que esperar no es algo que merezca mi consideración. En el mundo de desenfreno la espera no es algo que podamos tenerlo en nuestra lista de forma de vida. Pero hay dos decisiones cruciales en la vida de una persona, y ambas tienen que ver con una relación: la primera es que va a pasar con tu futuro, rechazas creer en Jesús o depositas tu fe en Él  y lo aceptas como Salvador, esto determinará tu futuro eterno; la segunda es con quién te vas a casar. Y si bien nos preparamos para muchas cosas en la vida, para dar un examen, para un campeonato, para una presentación de música. A lo que menos le dedicamos tiempo es a pensar si es o no la persona correcta con la que me voy a casar.
Hay dos aspectos en cuanto a la espera sobre el noviazgo, los que se desesperan por tener una pareja ya, y no pueden esperar y se agarran lo primero que pasó; y los que esperan demasiado y les va dejando el tren. Los desesperados no miden la importancia de la decisión, piensan que no importa como es la otra persona el algún momento le va a cambiar, grave error, porque esto nunca sucede. Los pasivos se ponen tan pretenciosos e indecisos que aun teniendo a una gran persona frente a ellos no lo ven, porque piensan que quizá van a encontrar algo mejor en otro lugar y desaprovechan lo que Dios les está dando.
Un gran ejemplo es el mayordomo de Abraham, quien fue enviado para buscar una esposa para Isaac. Él espero, oró, miró, consideró, vio que se cumplió su pedido y recién allí habló con la muchacha y dio los regalos. Muchos no toman este proceso y se equivocan, comienzan por el final, dan regalos, coquetean y después oran esperando que Dios solucione sus problemas.
Gén 24:12 Y dijo: Oh Jehová, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham. He aquí yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones de esta ciudad salen por agua. Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor.
21 Y el hombre estaba maravillado de ella, callando, para saber si Jehová había prosperado su viaje, o no. Y cuando los camellos acabaron de beber, le dio el hombre un pendiente de oro que pesaba medio siclo, y dos brazaletes que pesaban diez,
26 El hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová, y dijo: Bendito sea Jehová, Dios de mi amo Abraham, que no apartó de mi amo su misericordia y su verdad, guiándome Jehová en el camino a casa de los hermanos de mi amo.
Este hombre oró y esperó, entonces pudo ver la misericordia de Dios y lo alabó. Algunos se quejan hoy de su situación, de su pareja o de su soledad, pero si no oras, no esperas, no podrás ver la misericordia de Dios.

Ventajas de estar soltero un 14 de febrero

Tal vez hablar de los beneficios de ser soltero o de no estar en una relación amorosa pareciera ilógica o podrías pensar: “¡Ba! Eso dices porque ya estás casado”. Pero en realidad, justamente, porque he estado en los dos lados, tanto soltero como casado, puedo decirte algunas diferencias y ventajas. Ojo, esto no quiere decir que es malo estar casado, que estoy arrepentido o algo así, son momentos distintos, con beneficios diferentes.

Pero muchos idolatran a las relaciones amorosas o al matrimonio y no entienden que estar en una relación te da la posibilidad de demostrarte y demostrar ciertos valores ocultos y aprovechar de un sin fin de ventajas.

En primer lugar, el soltero está libre de la desilusión y frustración, ya que los que están en relaciones de noviazgo o casados se ven en el compromiso de hacer regalos o llevar a una cena el 14 de febrero, sé que esta es la parte romántica de la fecha, pero también suele ser la más tensa y frustrante, no encontrar el regalo apropiado, pensar que cada año el regalo debe ser más sofisticado o más caro. Tener la presión de que no sea la noche que esperabas, en fin; miles de cosas ocurren.

He visto a jóvenes frustrados porque luego de la cena romántica, él o ella esperaba que pasara algo más que un beso y como no fue así se ofendieron o ella se enojó porque él le propuso algo más que besos, ustedes me entienden.

Segundo, un soltero disfruta de la relación libre con sus amigos; puede salir con todos al cine o comer algo, pero si está en una relación tiende a agradar a su pareja y por lo tanto se ve presionado a llevarle donde él o ella quiere.

Lo mejor que puedes hacer es invertir en tus amigos, abrir tu abanico de gente y ser proactivo con ellos. Ser cortés, agradecido, generoso y dar sin esperar. Este tipo de actitudes hace que siempre tengas amigos en tu haber; si sólo te enfocas en un grupo muy pequeño, lo que va a pasar es que si ellos tienen compromisos, te vas a quedar solo, y es ahí cuando sientes que no son gratos con tus muestras de amistad.

Tercero, enfoca tu gozo y felicidad en una relación eterna no en algo temporal. La relación con Cristo es eterna y es en Él que debo encontrar gozo y alegría; es muy bueno tener amigos, pero si ellos son el eje de tu vida y sólo en ellos encuentras felicidad, el día que te falten tu felicidad se acaba, por eso es mejor que pongas tu gozo en Dios.

Por último, puedes ser de gran testimonio de una vida plena, de un autoestima elevado y maduro cuando puedes caminar y ser feliz sin depender de otra persona. La Biblia dice: “No es bueno que estés solo.” Y es verdad, pero mientras llega esa persona con quién vas a compartir las otras cosas maravillosas que Dios preparó para el matrimonio, puedes ser feliz ahora, así como estás.

Que cada vez que llegue febrero no sea un mes de llantos o desilusiones, que puedas brillar mostrando integridad, gozo, fidelidad a Dios y por sobre todo paz, siempre alegre  con lo que Dios te da, y recuerda,  disfruta de tus amigos.

5642

La rosa de Guadalupe

Por la vida de adulto que se supone debo vivir me estoy perdiendo de placeres carnales como la novela a la hora del almuerzo, un capítulo diario de Los Picapiedras o la nueva sensación mística espiritual televisada: La rosa de Guadalupe. Estoy con gripe y espero ver la rosa blanca que aparece y cura/arregla/sana/restaura todo. Esa rosa es más efectiva que la cinta scotch.
Para empezar, no hablaré en contra del credo católico que apoya la fe en la virgen de Guadalupe. Pero empezaré con una pregunta: ¿Se han dado cuenta que la gente es estafada económica y emocionalmente en las iglesias? Si su respuesta es “Si, me he dado cuenta” continúe con la lectura.
Si su respuesta es “No, no me he dado cuenta” por favor siga con la lectura.
Vemos el apogeo de iglesias protestantes que “prosperan” porque tienen un super templo, super equipos, super cuentas por pagar. En muchas de ellas se debe a la super extorsión que viven los engañados feligreses. A la voz de “Si usted da $10, el Señor le recompensará al ciento por uno” nos hemos convertido en una cooperativa de inversión, con intereses celestiales altísimos. Parecería un buen negocio, pero no lo es.
El problema sinceramente no son únicamente los pastores que buscan prosperidad y dinero en nombre del evangelio, el problema también está en la gente que acude a ellos, pues así como fueron donde el pastorcito fueron también donde el curita, donde el curandero, el brujo, el shamán, el lector de manos y barajas. Hablamos de gente que lo que busca es un milagro, no importa el precio que haya que pagar.
Si nos damos cuenta en Marcos 1:40-45 esta es la escena cuando Jesús sana al leproso:
De inmediato, aquel hombre quedó completamente sano; pero Jesús lo despidió con una seria advertencia: —No le digas a nadie lo que te sucedió.
“No digas nada a nadie lo que te sucedió”. ¿¡Cómo que no!? Haber sanado a un leproso hubiese sido la mejor publicidad para el ministerio de Jesús, pero esto tiene una razón: Jesús no buscaba ser el nuevo curandero de su ciudad, al cual acuda la gente por una dosis de buena suerte para mejorar en sus negocios, salud, vida amorosa o familiar.
¿Porqué Jesús nunca montó un escenario con una pancarta que diga “Gran Campaña de Milagros, traiga su endemoniado que aquí se lo exorcizamos”? Porque él quería mostrarse como el hijo de Dios, el salvador, no tan sólo el sanador o el nuevo shamán del pueblo.
Jesús le dijo:
—Hija, has sido sanada porque confiaste en Dios. Vete tranquila.
Claramente es la fe la que provoca una nueva vida y el milagro que necesitas. No busques al shamán o al pastor de turno, tu fe necesita ser activada para provocar cosas mayores a un simple milagrito. Mientras tanto, si deseas, sigue esperando a que tu pastor “te ponga la mano” en la frente para que te sanes, al parecer muchos no entienden que Dios es fe y no método.
El pasaje del hombre leproso lo encuentras en Marcos 1:40-45 y el de la mujer sanada en Marcos 5:25-34, versión TLA.

fetiches-sexuales

MIRADAS DE LUJURIA

Job 31:1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?

Dicen que al hombre le entra todo por los ojos y a las mujeres por el oído, bueno, a los hombres también se les gana por el estómago…

En fin, la verdad es que, a diferencia de las mujeres, los hombres solemos ser tentados más por la vista que por otros sentidos. Podemos ver algo o a alguien y eso queda incubando por días en nuestra mente y en algún momento de descuido volvemos a pensar en ello y hasta podemos pecar.

Estos días con el equipo de redacción hablábamos del fetichismo y cómo el uso de ciertas prendas o disfraces eróticos pueden ser realmente malos porque promueven la pedofilia y otros tipos de maltratos a las jovencitas, por ejemplo, el disfraz de colegiala, puede despertar la fantasía sexual de estar con una adolescente, viéndola de manera inconveniente. Obviamente esto no es en todos los casos, pero sí en algunos.

El problema no está en el disfraz ni mucho menos en una adolescente sino en la mente del hombre que las ve con malos deseos. Jesús dijo: que el ojo es la ventana del alma, si tu ojo es bueno tu alma también, pero si tu ojo es malo por dentro estarás corrompido. Así que es importante que hagamos un pacto con nuestros ojos, que los santifiquemos, que no nos demos la licencia de ver de una manera indebida a otras personas. Pablo dijo a Timoteo: que a las jovencitas las trate con pureza.

El ojo como todo musculo debe ser ejercitado para tener un mejor rendimiento, así que mira lo que es conveniente y desecha lo que te hará pecar. Hazte un examen ocular ante Dios, que Él te diga si lo que estás viendo es bueno o malo.

vamos-juntos-w

Copyright 2017 ©  Todos los derechos reservados por La Biblia Dice...® / Vamos Juntos