fetiches-sexuales

MIRADAS DE LUJURIA

Job 31:1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?

Dicen que al hombre le entra todo por los ojos y a las mujeres por el oído, bueno, a los hombres también se les gana por el estómago…

En fin, la verdad es que, a diferencia de las mujeres, los hombres solemos ser tentados más por la vista que por otros sentidos. Podemos ver algo o a alguien y eso queda incubando por días en nuestra mente y en algún momento de descuido volvemos a pensar en ello y hasta podemos pecar.

Estos días con el equipo de redacción hablábamos del fetichismo y cómo el uso de ciertas prendas o disfraces eróticos pueden ser realmente malos porque promueven la pedofilia y otros tipos de maltratos a las jovencitas, por ejemplo, el disfraz de colegiala, puede despertar la fantasía sexual de estar con una adolescente, viéndola de manera inconveniente. Obviamente esto no es en todos los casos, pero sí en algunos.

El problema no está en el disfraz ni mucho menos en una adolescente sino en la mente del hombre que las ve con malos deseos. Jesús dijo: que el ojo es la ventana del alma, si tu ojo es bueno tu alma también, pero si tu ojo es malo por dentro estarás corrompido. Así que es importante que hagamos un pacto con nuestros ojos, que los santifiquemos, que no nos demos la licencia de ver de una manera indebida a otras personas. Pablo dijo a Timoteo: que a las jovencitas las trate con pureza.

El ojo como todo musculo debe ser ejercitado para tener un mejor rendimiento, así que mira lo que es conveniente y desecha lo que te hará pecar. Hazte un examen ocular ante Dios, que Él te diga si lo que estás viendo es bueno o malo.

111

TRAS LAS NUBES

En algún lugar del cielo, 7 de mayo de 2012

Estoy a pocos minutos de haber despegado de Quito, Ecuador. Había llovido en la tarde y aun había nubarrones sobre la ciudad. Al despegar, en cuestión de segundo estábamos sobre estas nubes, y pude ver uno de los paisajes más hermosos que he visto. Entre las nubes blanquecinas por la luz de la luna, se podía ver las luces de la ciudad; miles de pequeños foquitos multicolores. Pude distinguir la avenida donde vivo, pensé en mi esposa e hijos, en lo mucho que los amo y pareciera que las nubes obscuras no tenían que ver conmigo aquí arriba. Seguimos volando y sólo veo nubes blancas por la luz de la luna y una estrella que parece seguirnos.

Cuando considero mi vida espiritual es igual, muchas veces todo parece ir en contra hasta que despegas, todo parece ir mal hasta que estás sobre las nubes negras. Desde allí puedes ver todo más claro, y es hasta increíble el paisaje que ves. Los problemas a veces hacen que nuestra visión sea muy corta, sólo vemos lo que tenemos delante y no desde la perspectiva de Dios, desde donde Él está todo se ve mejor, se ve completo el panorama, hasta los puntos obscuros se ven como parte del todo de lo que está haciendo, porque esa es la realidad, los puntos negros en nuestra vida, los momentos obscuros son oportunidades de aprender cosas, de crecer, de conocer a Dios. Y por más que hayamos pasado por momentos difíciles podemos ver la mano de Dios y nos da gran confianza porque sabemos que Él está a nuestro lado.

A ratos vemos su luz iluminando eso que nos atemorizaba y vemos lo que pasa más abajo, lo que Él hace y decimos: “¡Wow! ¡Qué hermoso!”.

Este viaje es muy especial para mí. Hace unas semanas atrás supe que mi hermano tenía un problema en el riñón y debían extirparle uno de ellos, por un tumor. Pero al hacer la cirugía vieron que tenía metástasis, cáncer tomando otros órganos. Le dieron 6 meses de vida; al siguiente día de la cirugía tuvo más complicaciones y pocos días más otra vez tuvieron que ayudarlos por problemas intestinales. Todo parecía negativo y con un fin determinado y triste. Por medio de redes sociales y amigos, hicimos cadenas de oraciones y muchos, en varios países, estaban orando por él. Yo compré un pasaje aéreo para ir a verlo, me estaba endeudando para poder cubrir los gastos y sólo veía las nubes grises y cada vez más obscuras y densas sobre mí. Un día un amigo, me dijo: “te quiero ayudar”, y me ofrendó el dinero suficiente para cubrir todos los gastos de transporte del viaje; después otros hermanos me ofrendaron para otros gastos e inclusive para llevar algo a mi hermano para cubrir gastos médicos. Dios estaba obrando, Dios se estaba ocupando de cada detalle. Yo sólo debía confiar.

Un viernes en la noche, una sobrina me dijo: “los médicos hicieron una tomografía y análisis y no encontraron rastros de cáncer en el tio”… ¡Wow! No lo podíamos creer, llamé a varios amigos para confirmar el dato y a mis otros hermanos en Argentina, que me pudieran dar un diagnóstico oficial y verdaderamente esa era la respuesta médica: “no encontramos rastros de cáncer”.

Le hicieron una biopsia para corroborar estos resultados y días más tarde le dieron de alta, la biopsia dio un resultado favorable y hoy, Feliciano, está en su casa con su esposa e hija. Todo se ve hermoso desde aquí, hoy estoy volando con alegría de ir a ver a mi hermano, sanado por la mano de Dios. Las nubes negras ahora se ven hermosas por la luz que Dios le da. Quizás tú sabes a qué me refiero, porque fuiste parte de estas oraciones y cadenas de oración. Pude conocer más a Dios, pude ver su fidelidad en todo, su amor hacia mí proveyendo todo lo que necesitaba, hasta en los más mínimos detalles; te podría contar de cosas hermosas que me pasaron, como un par de zapatos deportivos que necesitaba y un día antes de viajar un amigo me los regaló, sí otra vez ¡Wow!, pero así es Dios.

Algo que nadie supo, excepto mi esposa Esther, es que en todas estás semanas, Dios se tomaba la molestia de pasar por mi cuarto y despertarme a las 5:30 cada día. Lo primero que hice cuando me desperté el primer día fue orar, porque sabía que Dios quería que haga eso. No era la ansiedad ni la preocupación, sabía perfectamente que el Señor quería que orará, no sólo por la salud de mi hermano, sino por la vida de mis sobrinos y familiares. Dilo, otra vez: “¡Wow!” y  no estoy exagerando; estoy exaltando la grandeza de Dios, porque si Él abrió un mar por su pueblo, ¡cuánto más hará por sus hijos!.

Dios es Fiel, no lo dudes, no te niegues a creer y orar, a pedirle que obre en tu favor, porque estas nubes negras sobre ti, son parte de lo que Él usará para que puedas apreciar mejor su gloria. Un diamante no tiene esplendor si no se lo contrasta con un paño negro. ¿Cómo conocerás el poder de Dios sino te ves en aprietos?.

Si tienes fe, ponlo en ejercicio, ejercítate en orar no dudando nada, sin hacer nada, para que Dios se haga cargo de todo. La fe que mueve montañas va acompañada de ampollas en las rodillas, de manos sudorosas por clamar y clamar al Dios Todopoderoso. Hoy toma más que nunca fuerza este versículo:

Isaías 48:17  Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.

¿Qué camino debo seguir?, bueno no sé el tuyo, pero Dios me enseñó el mío, debo hacer lo que Él quiere que yo haga, debo glorificar su nombre. Quizás tú debas confiar más, aprender a orar y depender, y no orar y preocuparte. En fin no sé cual camino debes seguir. Hoy estoy viajando viendo lo hermoso de este paisaje que Dios me permite ver y no me refiero al cielo cubierto de nubes debajo de mí, sino al que Dios estuvo pintando todos estos días, del cuál quizás tú seas parte, porque me acompañaste en las oraciones. Y te lo agradezco.

pexels-photo-220452

Dios también puede resucitarte

Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía. Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió. Después de lavada, la pusieron en una sala”. Hechos 9;36-37

La historia de Dorcas empieza con su muerte y resaltando sus buenas obras, ciertamente cuando murió fue recordada por su testimonio, pero lo que más me impresiona de este pasaje no es lo virtuosa que fue, sino cómo Dios la resucitó y mostró su gloria aún a través de su muerte.

Desde pequeña empecé a relacionarme con Dios y anhelaba con todo mi corazón servirle, no desperdiciaba la oportunidad de involucrarme en alguna actividad donde podía ayudar a las personas. Durante mi adolescencia formaba parte de un grupo de jóvenes en donde servía Dios, sin embargo, al pasar de los años descubrí que no solamente yo, sino gran parte de las chicas de este grupo estábamos siendo abusadas sexualmente por su líder.

Dios en su infinita misericordia permitió que rompiera el silencio y puso en mi camino a personas que me apoyaron en mi restauración. Aprendí que Dios no desperdicia una herida y experimenté su gloria en y a través de mi vida y testimonio.

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” 2 Corintios 12;9

Pero transcurrieron los años y aún existían muchas heridas sin sanar, pero en lugar de permitir que Dios las sanara, comencé a refugiarme en el pecado sexual a través de la fornicación, fantasías, recuerdos y masturbación. Sabía que estaba pecando, había profundo dolor en mi corazón pero luchaba en mis propias fuerzas, recaía una y otra vez, me sentía hipócrita, pues a pesar de mi pecado, Dios me seguía usando como instrumento en la restauración de muchas personas. El pecado sexual produjo muerte en mi relación con Dios y con las personas, distorsionó mi identidad, feminidad, autoestima y apagó mis sueños. Pero el amor y la misericordia de Dios me encontraron una vez más.

“Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 6;23

Así como a Dorcas, Dios me devolvió la vida, me restauró y resucitó mis sueños. Encontré libertad del pecado sexual cuando mi enfoque cambió, fui creada para reflejar la gloria de Dios, mi santidad no depende más de lo “buena” que aparente ser ante las personas, de mis “buenas obras” o de mi lucha por dejar el pecado sexual, depende de Él, de su infinito amor, misericordia y gracia redentora.

Cada día siento como Dios me atrae con cuerdas de amor, mi parte es acudir a su llamado, deleitarme en su presencia y como reflejo de ese amor inigualable, dar frutos de arrepentimiento genuino y obediencia.

“Pedro mandó que toda la gente saliera del lugar. Luego se arrodilló y oró al Señor. Después de eso, se dio vuelta hacia donde estaba el cuerpo de Tabitá y le ordenó: ¡Tabitá, levántate!” Hechos 9;40

Agradezco a Dios por todas las personas que doblaron rodillas y aún lo siguen haciendo por y junto a mí, que están ahí para escucharme, abrazarme, exhortarme, reír y llorar. Así como a Dorcas, Dios coloca en nuestro camino a personas que nos acompañan en nuestro proceso de libertad,  amigas/os y hermanas/os, que de manera incondicional dan de gracia lo que de gracia han recibido. Te animo a buscar su ayuda, y oro para que Dios coloque personas que puedan apoyarte en tu restauración.

“…enseguida enviaron a dos hombres con este mensaje urgente: «Por favor, venga usted tan pronto como pueda.» De inmediato, Pedro se fue a Jope con ellos. Al llegar, lo llevaron a donde estaba el cuerpo de Tabitá. Muchas viudas se acercaron llorosas a Pedro, y todas le mostraban los vestidos y los mantos que Tabitá les había hecho cuando aún vivía”. Hechos 9;38-39

Si sientes que el pecado sexual te está matando y estás cansada/o de luchar en tus propias fuerzas ¡Ánimo! Así como Pedro le dijo a Dorcas: ¡Levántate! Dios te está llamando a experimentar en Él verdadera libertad y desea devolverte la vida.

Como a Dorcas ¡Dios también puede resucitarte! Es tiempo de dejar de luchar en tus propias fuerzas. Aquí encontrarás la ayuda que necesitas para ser libre del pecado sexual: www.libresencristo.org  Para más información escribe a mortiz@libresencristo.org

cruz1

Amuletos cristianos

Yo: Diosito, Diosito… te prometo que si me sale este trabajo voy a ir todos los domingos a la iglesia.
Dios: ¿Y si no te sale?
Yo: Pues, iré al estadio.
Plop.

Los queridos cristianos evangélicos decimos diferenciarnos de otras religiones por creer sólo en Dios y no en otros dioses, personajes, amuletos, aunque nosotros sí tenemos amuletos para nuestra vida cristiana. ¿Por qué los llamo amuletos? Porque los utilizamos para que nos de buena suerte, o en lenguaje evangélico: para que se cumpla la voluntad de Dios.
Uno de los amuletos clásicos es (como le bautizaría mi querido amigo Obed Burgos) la Bibliomancia.
Bibliomancia: Aquella práctica que tienen los cristianos de abrir la Biblia en cualquier lugar, previa la repetición de una “oración” que frecuentemente dice “Dios, no tengo tiempo para leer la Biblia pero por favor háblame”. Después de esta frasecilla abren la Biblia y el versículo que aparezca es “lo que Dios tenía para mi”.
Otro amuleto es la oración programada, por ejemplo, en la hora del almuerzo
Oración programada: Dícese de aquella repetición periódica de una frase o varias para contar con “la bendición de Dios”. Se da en situaciones bastante comunes: desayuno, almuerzo, merienda, antes de un examen, durante o después de un examen (para que Dios toque el corazón del profesor al momento de calificar). Las madres atribuyen los problemas estomacales de sus hijos a que “no oraron por la comida”.
Un amuleto que en la adolescencia me costaba mucho practicar era la madrugada dominical.
Madrugada dominical: Aquella travesía de cada domingo al templo (llámese iglesia, casa del Señor, congregación, etc). Decían los adultos que si uno no iba el domingo a la iglesia era pecado porque estábamos robándole tiempo a Dios. Quien no asistía era mal visto por los demás pues se “está enfriando”, como si la relación con Dios dependiese de asistir a una estructura física.
Y otra, aunque nos duela reconocerlo, es tener un ídolo, un becerrito de oro, un amuleto en forma humana que nos bendiga y nos diga qué hacer.
Becerrito de oro siglo XXI: Aquel personaje a quien rendimos pleitesía, en quien está basada nuestra vida y decisiones, quien nos guía para ser mejores y su palabra es la ley. También conocido como pastor, líder, apóstol, profeta, maestro, arcángel, patriarca, anciano, entre otros nombres. Nuestra vida tiene dependencia de ellos y son los traductores oficiales de Dios para nuestras vidas. No podemos hacer nada sin su aprobación o guía.
No está mal ir a la iglesia, o leer la Biblia, orar por los alimentos o tener un guía, pero sí está mal si crees que haciéndolo ganarás el favor de Dios. Recuerda que su amor es gratuito, por gracia, no hay nada que puedas hacer para que él te ame y no hay nada que hará que te deje de amar. Además, Dios envió a su hijo para que tú puedas tener una conexión con el Padre directa… DIRECTA! Entre tú y Dios no deberías poner a otra persona como intermediario. Jesús es el camino a Dios, no tu líder, apóstol, profeta o bloguero favorito (yo).
Si vas a la iglesia debería ser porque disfrutas hacerlo; si oras deberías hacerlo con sinceridad, incluso diciendo “Dios, hoy no tengo ganas de orar pero aquí estoy”. Ninguno de esos puntos religiosamente practicados te salvarán de algo u obtendrás algo mejor por practicarlos.
Espero que ustedes tengan más amuletos, perdón, ideas para alimentar esta publicación. Recuerden que cuando Jesús vino a la Tierra dejó claro algo: No hay intermediarios entre Dios y nosotros, no hay amuletos, ni frasecitas, ni personajes que nos acerquen a él. Podemos ir directamente a Dios.

VIDA DE TEMORES

Una vida llena temores

¿Qué es ser joven?

Es ser temerario,  atrevido, es arriesgarse a más. Ser joven es sinónimo de fortaleza, de vigor. Los jóvenes nos devoramos el mundo porque tenemos toda una vida por delante.

Pero en realidad, muchos de nosotros vivimos atormentados por miedos, obligados a vivir bajo un estilo que no planeamos y mucho menos queremos. Vivimos bajo estigmas, máscaras y maquillajes de personajes de fantasía, soñando con algún día encontrar un sitio para nosotros, un lugar en este rompecabezas, un hogar donde sentirnos libres y sin presiones.

El ideal de vida se transforma en una utopía, un sueño pintoresco del que nos hablaron cuando éramos niños y así como papá Noel y los reyes magos, en realidad no existía.

Pero la desdicha tiene sus ventajas, nos hace vivir incómodos en este mundo y nos empuja a buscar un rumbo nuevo, que lamentablemente si no lo encontramos pasamos al montón de los que buscaron y se terminaron conformando al resto.

“No tengan miedo de ser lo que son, porque, llega un momento en que el hombre deja de ser lo que quiere ser, para pasar a ser lo que la gente quiere y ese es el peor error que comete el ser humano” 

Los jóvenes no somos tontos, no somos necios y no somos infructíferos. Nosotros sentimos, pensamos, soñamos y tememos. El miedo es parte de la vida y a veces nos impulsa al cambio y otras nos paraliza. Enfrentar los temores nos ayuda a reconocer nuestras debilidades y fortalezas, y quizá a vislumbrar alguna forma de cambiar la situación y encontrar un escape, una guía, un rescate a lo que nos rodea y presiona hoy.

Temor al presente – que dirán, como me ven, que tengo
Temor al futuro – desconocimiento, desconcierto, desaliento
Temor al pasado – no viví bien, me falto algo, no lo hice.

 Pero Dios te dice:

Isaías 41:10  No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Isaías 41:13  Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

 

orgasmos

Orgasmos ¿Son mejores entre dos?

Stuart Brody es un caso peculiar entre la comunidad de investigadores de la sexualidad. Ha publicado influyentes estudios principalmente en The Journal of Sexual Medicine, la revista sobre sexualidad humana con mayor factor de impacto.

El trabajo de Brody ha comparado diferentes aspectos de la masturbación y el coito vaginal, concluyendo que el mismo tiene efectos muchísimos más positivos tanto físicos como mentales que la masturbación.

En un primer estudio publicado en 2006, Brody vio que la liberación de prolactina (hormona relacionada con la saciedad y la satisfacción) era hasta cuatro veces mayor tras el coito que en la masturbación, tanto en hombres como en mujeres; según él, esto explicaba la mayor satisfacción física tras el sexo en pareja que en solitario.

Pero Brody defiende que no es sólo una medida química; cuando pasaba encuestas con la Escala de valoración del orgasmo, observaba que los orgasmos vaginales siempre eran valorados como mejores que los producidos por masturbación.

Además asevera que la estimulación vaginal tiene propiedades analgésicas mayores que la clitoriana, que ayuda a mantener en forma musculatura pélvica y que “la presencia del componente seminal prostaglandina PGE1 en la vagina después de la eyaculación puede mantener el flujo sanguíneo y la oxigenación vaginal, mejorando así la respuesta sexual, la salud vaginal y probablemente la salud general.

En una revisión publicada en 2010, Brody argumenta que la frecuencia de masturbación está asociada a mayores índices de depresión, menor felicidad, menor amor dentro de la pareja, y asegura que “las mujeres que experimentan orgasmos vaginales, definidos como orgasmos generados sólo por el movimiento del pene dentro de la vagina, están más satisfechas con su salud mental que las mujeres que sólo experimentan orgasmos por estimulación clitoriana directa”

A lo largo de la historia de la humanidad, hemos recibido información acerca de la sexualidad basada en mitos, tabúes, manipulación y temor. ¿Qué tal si empezamos a renunciar al miedo y a la represión, y la observamos a través del modelo a través del cual fuimos creados, una sexualidad buena, agradable y perfecta en el tiempo adecuado?

“Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre”

1 Corintios 7;5

Brody argumenta que la investigación sexual no ha contemplado suficientemente la importancia del contexto en el que se produce el orgasmo, es decir, debemos recordar no es suficiente tener el placer del sexo en pareja, sino que es imprescindible cuidar también nuestro corazón. El sexo dentro del matrimonio, no sólo produce una mayor estabilidad emocional, sino que evita correr riesgos, pues lo que ganas al tener relaciones sexuales antes del matrimonio no compensa todo lo que pierdes.

Muchas veces, los jóvenes acceden a tener relaciones sexuales en el noviazgo por temor a perder a su pareja o incluso por temor a ser juzgado y rechazado por su grupo de amigos, pero las relaciones sexuales no conducen al amor verdadero, contrario a e esto, tener relaciones sexuales en el noviazgo crea un sentimiento de inseguridad. Una de las ideas equivocadas referente a las relaciones sexuales es que son sólo una excitación física que debes disfrutar con quien quieras, sin embargo, esto no es así, en las relaciones sexuales, tú y la otra persona se hacen una sola persona. Es una experiencia tan íntima que parte de ti permanece para siempre con la otra persona y una parte de esa persona permanece contigo.

“No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio” 1 Corintios 7;5

Si luchas con el hábito de la masturbación, es tiempo de ser libre y de empezar a vivir una sexualidad satisfactoria, conforme al propósito de Quien nos creó. Te animo a encontrar ayuda en el siguiente enlace: www.libresencristo.org Para más información escribe a mortiz@libresencristo.org

Recuerdo, Libros

El olvido es una fantasía

Psicológicamente no tenemos la capacidad de olvidar, solamente no nos acordamos de las cosas. No recuerdas dónde dejaste las llaves, de dónde conoces a esa persona o de la reunión prevista para hoy.

En algunos casos deseamos olvidar ciertos sucesos de nuestras vidas, quisiéramos borrar o cortar fragmentos de nuestra historia; pensamos que el tiempo es buena aliada del olvido, pero como dice Chano: “yo creo que el olvido es una fantasía”. Piensas que puedes olvidar algo o a alguien y en realidad no se borra de tus recuerdos, solamente los aíslas, los haces a un lado y continúas tu vida, o por lo menos lo intentas.

Ya todos quisiéramos como en esta canción una “Pastillita del olvido” que te la tomas y al amanecer nada pasó. Nuestra capacidad humana no nos permite olvidarnos, pero sí podemos superar las adversidades. Todo depende de cómo enfrentes o mejor dicho: cómo dejes el suceso. Hablo de dejar porque es como desprenderse de aquellas cosas que te apresan y anclan en la vida. Una vez leí un libro donde decían que la manera de sujetar a un elefante a una estaca en el patio del circo era sencillo; el elefante tiene dos grandes virtudes: una fuerza increíble y una mente increíble, puede romper todo y también recordar todo. Por eso cuando es cachorro (si así se los llama a los elefantes bebés) se lo ata con una cadena a la estaca e intenta muchas veces soltarse y no puede, entonces entiende que no tiene el poder de sacar la estaca y liberarse. Luego crece pero en su mente el recuerdo le dice que no puede vencer a la estaca y no lo vuelve a intentar a pesar de que ya creció y ahora tiene el poder de romper todo lo que se le ponga en frente.

Pienso que muchas veces somos vencidos por nuestra propia mente que no supera el recuerdo, no olvida y sigue con la idea de que estamos atados a la estaca, pero en realidad ya hemos crecido, muchos ya tenemos el poder de vivir de una forma diferente pero seguimos lamentando las cadenas a la estaca.

Admítelo, no tienes la capacidad de olvidar, pero sí el poder de ver la vida de un modo diferente, de comenzar de nuevo y a pesar de las heridas del pasado seguir caminando. Dios puede darte las fuerzas para superar cada obstáculo, sólo aférrate a Él.

15941402_1716287528683295_252591458181837475_n

6 consejos para enamorar a la persona de tu vida

No acostumbro dar fórmulas para que las cosas sucedan pero esta vez lo haré. Serán “6 consejos
para enamorar a la persona de tu vida” No los apliques si tienes la cabeza desordenada o eres menor de edad.

Hombres

  1. Ora para tener tranquilidad
  2. Si tienes tranquilidad, ora de nuevo para tener paz sobre si ella es para ti. .
  3. Si tienes paz, ora una vez más, para que tu corazón se prepare. Amar es una cosa bien loca.
  4. Si realmente tienes paz y sabes en tu corazón que ella es para ti, quieres que sea la madre de
    tus hijos, ora y ahorra para tener dinero e invitarla a salir
  5. Invítala a salir y ora por los alimentos para que te escuche y piense que eres un buen cristiano
  6. Deja que las cosas sucedan naturalmente, y mientras tanto ¿adivina que? ¡Sigue orando!

Nota: Cuando digo orar, me refiero a semanas de oración en cada punto.

Mujeres

  1. Míralo en silencio, sonríe y pregunta “Dios, ¿él podría ser mi compañero toda la vida?
  2. Si la respuesta a la pregunta 1 es “SI” ora y dile a Dios que prepare tu corazón. Si la respuesta
    es NO, escucha Sin Bandera. Si eres cristiano, escucha Tercer Cielo.
  3. Si Dios está preparando tu corazón, ora y abre bien los ojos, mira cómo trata a su familia, a sus amigos.
  4. Si ves que es un chico que puede ser tu mejor amigo, pastor, confidente y apoyo, empieza a
    orar para que tenga la valentía de invitarte a salir
  5. Cuando te invite a salir dile que no puedes, y no cedas. Él tiene que ser perseverante.
  6. Si te invita nuevamente, acepta. Si no te invita nuevamente, ora para que lo haga. Si no lo hace, no tenía las agallas suficientes para luchar por ti.

La oración es clave en este camino porque te conecta con Dios, te ayuda a saber sus planes para ti y
para el o ella, además, si ella es hija de Dios, él viene a ser tu suegro… y va a cuidar de ella. Más te
vale llevarte bien con el suegrito celestial.

Y cuando te invite a su casa, para conocer a sus padres proclama con convicción, fe y seguridad: “Hola suegro, vengo a mejorar la raza”

enojado

Cuando Dios no hace lo que le digo

¿Les ha pasado que le piden algo a Dios y como niño desobediente no hace lo que le piden?
A mi me ha pasado eso muchas veces, demasiadas veces. Me pasó cuando quise estudiar música en una universidad muy costosa de mi ciudad. Le pedí a Dios de mil maneras, únicamente me faltó encender una vela a la virgen de Guadalupe que ahora es muy famosa en la televisión. ¿Y que pasó?

Dios no hizo lo que le pedí. Dios, tienes un punto menos conmigo
Me pasó cuando quise ser el flamante novio de una chica bastante simpática. Imagínense que hasta oraba por ella, eso ya era otro nivel. Pensé que Dios aumentaría magia a cada cosa que hacía para ganarme su corazón y ser su gallardo príncipe cual Marco Antonio para Cleopatra . Pero no, Dios hizo algo totalmente distinto y no sucedió nada. Así que querido Dios, tienes 2 goles en tu contra conmigo y recién vamos en el segundo párrafo.

Había un programa de televisión acá en Ecuador en el cual existía una puerta cerrada y un llavero con más de 30 llaves; el objetivo era abrir la puerta en el menor tiempo posible para llevarse el magnífico premio que era un auto, una lavadora, una licuadora, una batidora, etcétera. Las personas perdían mucho tiempo buscando la llave que abriese la cerradura, la mayoría no lo lograba y recibía un premio consuelo.

A veces pensamos que Dios es un cajero automático de milagros, de regalos y que está obligado a hacer lo que le ordenemos. Claro que esas órdenes las escondemos en piadosas oraciones que llevan el “pero Dios, todo está en tus manos, hágase tu voluntad“, frase que se nos olvida cuando nuestro capricho o necesidad no es resuelta y empieza el “¿¡Porqué Dios!?” O también nos escondemos en un hermoso versículo que dice

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Y pasamos “deleitándonos”, orando todos los días, leyendo 10 capítulos de la biblia diariamente, o llamándole a tu pastor para decirle “Pastor, eres un hombre de ejemplo para mi (ejemplo de todo lo que no debo hacer)”. Y al final del mes vamos donde Dios con actitud de “¿Ya Dios? ¿Viste como me deleité? Vengo por mi cheque de milagros y sueños cumplidos” Dios quizá te mira y dice “¿Qué?”

Aunque las higueras no florezcan
y no haya uvas en las vides,
aunque se pierda la cosecha de oliva
y los campos queden vacíos y no den fruto,
aunque los rebaños mueran en los campos
y los establos estén vacíos,
¡aun así me alegraré en el Señor!
¡Me gozaré en el Dios de mi salvación!

-Habacuc en su libro, capítulo 3:17

Para mi Habacuc en resumidas cuentas dice “Aunque nada salga como yo quiero, aunque nada de lo que estuvo en mis planes sucedió, aunque todo va de mal en peor… (suspiro) aún así me alegraré en Dios” Pero eso pienso yo.

Si Dios cumple tus sueños disfrútalo, si te dió algo que pediste me alegro contigo sinceramente. Pero si él no hace lo que le dices no caigas en la frustración. Sigamos a Dios por lo que hace en nosotros, no por lo que podemos obtener de él.

vamos-juntos-w

Copyright 2017 ©  Todos los derechos reservados por La Biblia Dice...® / Vamos Juntos